Señora Directora:

La aprobación del actual proyecto de ley de royalty afectaría negativamente, en un plazo cercano, a las empresas que tienen costos altos, que son aquellas que tienen leyes más bajas. Aproximadamente un 25% de la producción nacional quedaría fuera de mercado.
Como efecto de largo plazo, un royalty ad valorem generaría un desincentivo para las empresas internacionales por realizar proyectos en Chile, privilegiando otros países que son nuestra competencia directa (como Perú), al aumentar las barreras de entrada de los proyectos mineros en carpeta. Como la doctrina ha señalado, con este tipo de royalty ad valorem se les cobra menos a los que más rentas económicas generan, y provoca que los proyectos y operaciones de altos costos dejen de ser rentables.
Así, el actual proyecto refleja una mirada miope de lo que es la minería para Chile, pues la considera sólo en su dimensión tributaria, sin considerar una dimensión mucho más amplia.
La estabilidad jurídica y tributaria actual ha permitido el desarrollo competitivo de la minería, llevándola a ser una industria de clase mundial, condición que se pondría en riesgo si se llegara a aprobar el actual proyecto, como está planteado.

Carlos Claussen Calvo, Cartas al director Diario Finaciero